Seleccionar página

Lotería y Navidad

Llega la Navidad y la ilusión se cierne sobre los corazones, las voces de unos niños llenaran los hogares de los españoles la mañana del 22 de diciembre y la esperanza de dar un pellizco a la suerte, que alivie la carga diaria y calme los pesares del presente, siempre está ahí, entre polvorones y pestiños, entre sonrisas y nervios. La lotería es tradición y la tradición viene de lejos.

Pues sí, la lotería de navidad ya ha cumplido los 200 años ya que el primer sorteo, cuyo premios fueron en «reales», se celebró en Cádiz el 18 de diciembre de 1812. Y esa lotería se la debemos al sevillano Ciriaco González de Carvajal.

Don Ciriaco nació en 1745 en la capital hispalense en el seno de una familia acomodada. Se licenció en Derecho Canónico y empezó a escalar pronto. En 1777 fue nombrado Oidor de la Real Audiencia de Manila (Filipinas) y en 1790 fue nombrado Oidor Decano de la Real Audiencia de México, pasado ya a Nueva España. Y allí vio que funcionaba, desde 1771, una lotería que servía para aumentar los ingresos de la Hacienda Pública “sin quebranto del contribuyente”. La idea se le quedo grabada.

Idea para aportar fondos a la Hacienda Pública

En septiembre de 1808 es nombrado Consejero de Indias, ya en España y con los franceses haciendo de las suyas. Con las Cortes refugiadas en Cádiz y con el germen de la Constitución en completa ebullición, Don Ciriaco propone la idea de la lotería con la idea de aportar fondos a esa Hacienda Pública maltrecha y para paliar esa necesidad causada por la guerra contra el francés, que se estaba luchando con denuedo. 

La propuesta de la Lotería fue aprobada por unanimidad en las Cortes de Cádiz, el 23 de noviembre de 1811 celebrándose el sorteo al año siguiente. Al principio se llevó a cabo solo en la capital gaditana y en San Fernando, por la amenaza francesa pero conforme las tropas de Napoleón se fueron retirando, se fue extendiendo por toda Andalucía y, finalmente, por España.

En febrero de 1814, Madrid pasó a ser la sede oficial (y ya definitiva) de esta nueva lotería que el pueblo denominaba Lotería Moderna para diferenciarla de la Lotería Antigua creada por el Marqués de Esquilache, en 1763, en tiempos de Carlos III.

Suerte

Lo dicho, tiempos de ilusión, de lotería y de recordar que aquella idea para aumentar los ingresos del estado, viajo de Nueva España, la actual México, a través de Don Ciricao González, un sevillano que siguió trabajando, ya mayor, una vez aprobada la “Pepa” el 19 de marzo de 1812 y llegó a ser Ministro del Supremo Tribunal de Justicia y Presidente de la Junta de Hacienda.

Que nunca nos falte esa alegría de seguir caminando, esa esperanza, esa magia, esa alegría de vivir. Pues esos momentos son necesarios. Y más en los tiempos que corren. ¡Mucha suerte! Y Feliz Navidad.

lotería de navidad